Cómo fotografiar un embarazo: reto creativo y psicológico

Cómo fotografiar un embarazo: reto creativo y psicológico
Si te ha gustado ¡compártelo!
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    13
    Shares

De entre los diferentes tipos de clientes que llegan a tu estudio, las familias que van a tener un hijo seguramente sean las que se muestren más emocionadas. Es fácil que te contagien su entusiasmo y quieras darles el mejor recuerdo. Hay muchas maneras de fotografiar profesionalmente a una mujer embarazada y pero hay un ingrediente que no puede faltar: la psicología. En el trato a la futura madre está la clave para que todo salga perfecto.

Cajas para fotos contracolado bold de Sinfo, Laboratorio fotográfico profesional

Las fotos de embarazos tienen algo en común: la ilusión de los padres. Esta se deja ver en su sonrisa y en las miradas que intercambian. Todos los sentidos están a flor de piel porque también hay caricias y susurros para el futuro bebé. Para captar esos detalles hay que estar atento y asegurar un entorno cómodo para la nueva familia, donde puedan expresar su cariño sin sentirse cohibidos por estar constantemente observados.

Para planificar la sesión, has de preguntarte cuánto protagonismo dar a cada miembro de la familia. La mayoría de fotos suelen estar enfocadas al bebé y a la madre. Son las primeras que proponen los clientes: la barriguita con la ecografía, con patuquitos, con un chupete… También con algo pintado en ella como el nombre, un corazón, una sonrisa o incluso un interrogante si no han querido saber el sexo del bebé.

Pero el padre también estará presente para ayudar y participar de la diversión. Sí, ha de ser algo ameno para todos porque de lo contrario será un fracaso y las fotos no saldrán bien. Para mostrar la complicidad entre ellos, empieza por una situación que les haga sonreír para que pierdan la rigidez. Por ejemplo, haciendo que sea el padre quien dibuje en la tripa cómo se imagina la cara del bebé.

Si hay otros hermanos, también deberás preocuparte de que no se sientan desplazados. Ellos también querrán ser protagonistas y salir en las fotos. Asegúrate de tenerlos en cuenta hablándoles. Siguiendo con el ejemplo anterior, pregúntales cómo lo hubiesen hecho ellos. Así te ganarás su confianza y estará a gusto contigo cuando llegue el momento de hacerles una foto a todos.

Álbum baby marrón con caja.

La localización también afectará a las composiciones. El estudio es una opción que dará muy buenos resultados para fotos en blanco y negro. Te permitirá además dar privacidad a la madre para que se ponga alguna prenda especial que realce su embarazo, como una tela larga ondeando al viento y que rodee su tripa. Es una opción que quedará muy elegante aunque influirá el grado de desnudez que permita la madre. Ten en cuenta que durante los últimos meses de embarazo la mujer no se siente especialmente atractiva. Haz que se sienta a gusto con su cuerpo y será más sencillo hacer unas fotografías emotivas para conservar en el recuerdo.

Según la época del año, intenta consensuar con tus clientes salir del estudio a un lugar que conozcas. Puede ser un rincón cerca de la playa, un jardín con alguna fuente o un parque con césped o árboles con los que dar un color natural a las fotos. Las situaciones cotidianas también son bonitas de capturar: ellos paseando cogidos de la mano seguro que es un momento feliz.

Fotografiar el embarazo de una familia es una oportunidad para empezar una relación con ellos. Más adelante pueden necesitar fotos navideñas o para decorar la habitación del bebé. Si están a gusto contigo, seguro que repiten.


¿Te ha parecido interesante este post? ¿Quieres recibir directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico nuestras actualizaciones? Si es sí, solo tienes que hacer clic en este enlace y ¡SUSCRÍBETE AHORA!



Si te ha gustado ¡compártelo!
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    13
    Shares

Añadir comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios