fbpx

Fiestas temáticas para una comunión diferente

Fiestas temáticas para una comunión diferente
Si te ha gustado ¡compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Celebrar la primera comunión es un momento importante que se convierte en una fiesta para los amigos del niño que la viven como si fuese un cumpleaños. Sabes bien que es fácil que en poco tiempo se junten varias comuniones y los mismos amigos acaban yendo a varias fiestas. Para que la de tus clientes sea diferente y sus hijos disfruten aún más de este día, te proponemos hacer una comunión temática.

Album Comunión, bodas, bautizos, celebraciones

La pureza asociada al día de la comunión hace que el color predominante sea el blanco, aunque también los pasteles están presentes en la papelería y en los álbumes fotográficos. Es posible mantener esta estética para los momentos más oficiales, pero también incorporar otros que sean mucho más cercanos a los gustos del niño. Así el convite posterior a la liturgia religiosa se convierte en una fiesta personalizada. 

Para ayudar a tus clientes a organizar una comunión temática, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • La sorpresa: el niño no está implicado en la mayoría de preparativos de este día, así que los padres pueden elegir la temática sin que nadie más lo sepa. Si es así, prepárate para captar su cara de sorpresa cuando lo vea porque no se lo esperará y puede quedar más fotogénica que un posado posterior. Aprovecha ese momento para incluirlo en el álbum y que lo conserve para siempre como una demostración del cariño de su familia. 
  • La temática: ha de ser a gusto del niño así que se puede recurrir a los temas clásicos o a los más modernos, de alguna película o libro, incluso de la televisión. Seguro que los padres lo tienen claro, aunque quizá no se atreven con algo muy escandaloso. Ayúdales a decidirse avisándoles de que se pueden aprovechar las figuras en el diseño de manera sutil, con contornos y colores que las recuerden, así serán identificativas y no demasiado llamativas.
  • La decoración: puedes incluir todo tipo de elementos decorativos como guirnaldas, photo call, varitas, conos, troquelados… lo lógico es que sea sobre la temática elegida, sobre todo donde vaya a pasar más tiempo el niño y sus amigos. Si hay varios ambientes, se pueden utilizar fotografías del niño, especialmente en las mesas de la familia. Además, una parte de esa decoración puede acabar en su habitación o servir de regalo a los amigos del niño, así que tendrá un doble uso. 

En una comunión temática hay que cuidar los detalles. Por eso, aunque el protagonista sea el hijo o hija de tus clientes, hay que intentar que todos los niños lo pasen bien, incluso si no les gusta el tema. Para que sea una fiesta inclusiva, proponles utilizar algún elemento más neutro, por ejemplo basado únicamente en los colores y sin referencias directas a la temática.

Una celebración de este tipo puede no encajar en las familias más religiosas o a ojos de las personas más mayores. Intenta prever esta reacción proponiendo alternativas, como combinar la tradición y la fiesta temática. Se podrían mezclar ambas opciones si, por un lado, se utilizan las imágenes más habituales en invitaciones y recordatorios con colores blancos y pastel y, por el otro, el libro de firmas y los regalos con alguna referencia a la temática que se haya elegido. 

En cualquier caso, recuerda que algunos restaurantes pueden tener sus propias condiciones así que asegúrate de que tus clientes piden permiso para incluir tus materiales.

¿Te ha parecido interesante este post? ¿Quieres recibir directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico nuestras actualizaciones? Si es sí, solo tienes que hacer clic en este enlace y ¡SUSCRÍBETE AHORA!


Si te ha gustado ¡compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Añadir comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios