Láminas imantadas para cocinas más modernas y acogedoras

Láminas imantadas para cocinas más modernas y acogedoras
Si te ha gustado ¡compártelo!

La cocina es una estancia donde la fotografía puede contribuir a dar vida. Las hay de todo tipo: pequeñas con el espacio justo para preparar algo rápido y sentarse a cenar en el sofá, medianas que permiten cocinar tranquilamente para toda la familia o grandes con una isla central que hace de la cocina un paraíso gourmet. En todas ellas, los electrodomésticos están presentes y pueden utilizarse como elementos de diseño gracias a las láminas imantadas.

El más grande es la nevera y por eso es el que más posibilidades ofrece para utilizarlo como elemento decorativo. Ya sea con una o dos puertas al estilo americano, con el congelador arriba o abajo, incluso si se utiliza un congelador independiente, hay muchas posibilidades que ofrecer a tus clientes. Pregúntales qué tienen en mente o despierta su creatividad con alguna de estas propuestas.

Vinilo Gran Formato de Sinfo, el laboratorio digital profesional

La opción más clara es utilizar fotografías que incluyen alimentos. Ya puedes imaginar que hay miles de opciones, tantas como gustos culinarios. Por ejemplo: su comida favorita y sus variantes como los diferentes tipos de pasta o cestos de frutas y verduras formando un bodegón. También está la posibilidad de fotografiar algo cocinado como una receta que lleva años en la familia.

Si la fotografía transmite sensaciones, ¿dónde hay más posibilidades que en la cocina? Ahí se combinan todos los sentidos para activar los recuerdos o crear nuevos. Y la decoración de los electrodomésticos es un ingrediente más que contribuye a despertar las emociones en los habitantes de la casa, sean los cocineros que pasan un buen rato preparando una comida familiar o solo los invitados que entran a buscar una bebida fresquita.

El truco está en intentar despertar los sentidos, no solo el hambre. Puede ser evidente como un jardín de flores aromáticas que inspiren al chef de la casa a ponerse a cocinar. O el detalle de un ingrediente con una textura curiosa como una mezcla de legumbres crudas que podría parecerse a una playa de piedras.

La comida entra por la vista, igual que las fotos. Por eso el color que elijas tendrá como siempre un papel fundamental para que tus clientes integren su nevera con el resto de muebles para hacer la cocina más acogedora. La opción sencilla es utilizar colores similares: por ejemplo, si tienen la encimera de color rojo, la nevera puede llevar fotos de gambas, tomates o fresas. La alternativa sería buscar el contraste con un color totalmente diferente: por ejemplo, si los muebles son blancos, las fotos podrían ser de olivas, mejillones o berenjenas.

Los colores llamativos, como el verde de aguacates, kiwis o guisantes, harán de la cocina un lugar divertido si se combinan con fotos de huellas de manos hechas con pintura del mismo tono. Ideal para familias con niños. Por su parte, los turistas gastronómicos pueden preferir ver imágenes de ellos comiendo diferentes platos en sus viajes por el mundo lo que convertiría la cocina en una continuación de la galería fotográfica de su pasillo. Utilizar alguna palabra es una solución para complementar la imagen, por ejemplo los nombres de los niños o ingredientes en varios idiomas, respectivamente.

Si tus clientes tienen lavavajillas, también puedes ofrecerles láminas imantadas de menor tamaño y con un diseño que combine con el de la nevera. Son muy fáciles de poner y quitar para renovar la decoración cuando quieran, sin estropear los electrodomésticos. Así conseguirán que su cocina siga siendo modera y acogedora.


¿Te ha parecido interesante este post? ¿Quieres recibir directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico nuestras actualizaciones? Si es sí, solo tienes que hacer clic en este enlace y ¡SUSCRÍBETE AHORA!



Si te ha gustado ¡compártelo!

Añadir comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios